Eficiencia Energética

Consejos para ahorrar energía en casa

By julio 5, 2019 No Comments

No sólo se trata de una cuestión ecológica y de concienciación social. Ahorrar energía, además de contribuir a la sostenibilidad de nuestro planeta, puede tener un impacto directo en nuestras vidas. O, más concretamente, en nuestros bolsillos.

Tal y como reflejábamos en nuestro anterior post sobre los beneficios de la eficiencia energética, el primer paso razonable es solicitar una auditoría energética a una empresa especializada y, en caso de que sea necesario, llevar a cabo un proyecto de aislamiento de la fachada, así como instalar un sistema de ventilación eficaz. Un gasto inicial que puede considerarse una inversión gracias al ahorro inmediato en facturas y a las subvenciones públicas disponibles.

Pero hoy, dando por supuesto que la vivienda dispone de una óptima calificación energética, nos queremos centrar en esas acciones cotidianas que, aunque puedan parecer insignificantes, a la larga terminan por constituir un ahorro considerable en nuestras cuotas. Unas prácticas sencillas y al alcance de todos que, prolongadas en el tiempo, os ayudarán a pagar menos sin renunciar a ninguna comodidad.

 

El verano, una buena ocasión para empezar a ahorrar energía

Durante los siguientes meses de verano, con los aparatos de aire acondicionado a pleno rendimiento, en muchos hogares se disparará el gasto eléctrico. Sin embargo, se trata de un gasto que podemos atenuar. El simple hábito de dejar la casa ventilando por las noches y cerrar las ventanas durante las horas más calurosas ya es un buen comienzo para mantener el interior más fresco. Y, si ponéis el aire acondicionado, se recomienda no situar el termostato por debajo de los 22 grados.

El verano, además, nos ofrece la oportunidad de cocinar menos. Las elaboraciones frescas, además de ser saludables para nuestro organismo cuando hace calor, representan la excusa perfecta para mantener apagados los fogones y los hornos y rebajar el montante de la factura.

 

 

Bombillas de bajo consumo, una actualización imprescindible

Seguramente muchos ya habréis dado el paso hace algún año, pero en caso contrario, si aún tenéis en casa bombillas tradicionales, haceos un favor y reemplazadlas. Es cierto que las de bajo consumo y las LED cuestan más, pero su larga duración (entre 8.000 horas y 10.000 aproximadamente) será clave para una ahorro a no tan largo plazo.

 

Consejos para ahorrar energía durante los meses de invierno

Aunque aún quede lejos, durante el invierno también es importante atender a ciertas recomendaciones que contribuyen al ahorro de energía. En cuanto a la ventilación de la casa, se aconseja no hacerlo durante más de 5 minutos y, de cara a conservar mejor el calor, los reflectantes para radiadores suponen un buen aporte al conjunto de medidas para reducir el gasto.

 

 

El agua, otro punto de fuga de energía

Para calentar el agua, obviamente, hace falta energía. Por tanto, si prolongamos nuestras duchas más allá de lo necesario, no sólo aumentamos el consumo de agua, sino que también lo hacemos con el importe de nuestros recibos energéticos.

Otro foco de consumo son las lavadoras. Y dentro del mismo, nuestra forma de minimizar el consumo pasa por no lavar con agua caliente a no ser que resulte estrictamente necesario. Los detergentes actuales pueden ser nuestro mejor aliado al respecto y es que, salvo en ciertas circunstancias, están concebidos para quitar las manchas incluso con agua fría.

 

Desenchufar algunos dispositivos cuando no se usen

Aunque haya otros factores que fomenten más el derroche energético, puestos a desecharlos todos, es recomendable desconectar aquellos dispositivos que no cumplen ninguna función mientras están apagados. Monitores, televisiones y otros dispositivos electrónicos siguen consumiendo mientras están enchufados. Y, aunque no sea mucha la energía que se va por ahí, todo suma.

Leave a Reply