Construcción

El tamaño no importa: aprende a comprar un solar

By noviembre 10, 2020 No Comments

En la actualidad, son cada vez más las personas que apuestan por construirse una vivienda unifamiliar como proyecto de obra nueva. Es uno de los designios arquitectónicos que se ha ido promocionando, con los años, como un concepto de lo más atractivo y llamativo para ciertos segmentos de la población española e internacional. Sin embargo, cuando nos enfrentamos a un
proyecto de obra nueva, la problemática a la hora de escoger una parcela o terreno genera muchas dudas y preguntas, en general, relacionadas con el temor de tomar una mala decisión, en un proyecto que puede suponer un gran desembolso económico o una deuda de por vida. Cuando hacemos frente a una realidad como esta, entran en juego múltiples dilemas como: saber qué parcela es mejor, los factores de influencia de la parcela que estoy escogiendo, o qué puede suponer la mala elección de una parcela.

Aquí te dejamos algunas variables que debes tener en cuenta:

1. ORIENTACIÓN

Es importante para asentar el edificio, pero no solo para tener buenas vistas, también para conseguir una vivienda sostenible y eficiente. Sin embargo, la orientación del solar puede engañarnos.

Lo que va a comprometer la buena orientación del edificio es la tipología de la parcela y su contexto, entre otros. Si tenemos una parcela estrecha de 30×10 metros orientada a sur, y la ordenanza nos permite edificar dejando 2 metros de retranqueo significa que sólo tendremos 6 metros con esta orientación, es un ejemplo de buena orientación para el solar y mala para el
edificio. A esto hay que añadir el contexto, edificaciones anexas y vegetación que puedan proyectar sombra en nuestra fachada o zonas comunes como un jardín o piscina.

La única forma de asegurar la idoneidad del solar es hacer un estudio de soleamiento en 3D, donde podemos ver la situación de nuestra futura casa en las distintas épocas del año. Este es uno de los primeros pasos que deberían de ser obligatorios para empezar a diseñar tu vivienda.

 

 

2. PRECIO

Hagamos números. Para saber cuánto dinero puedo invertir en el coste de un solar tengo que saber cuánto va a costarme la vivienda que quiero construir. El coste de la vivienda depende de muchos factores, pero podemos hacer una aproximación media de mil euros por metro cuadrado. Sin equipamiento y sin IVA. Imaginemos que tengo un presupuesto máximo de 700.000€. Quiero una casa con 3 habitaciones, piscina y jardín. Si decides construir 200 metros cuadrados en calidades medias ya sabes que aproximadamente el coste será de 200.000€. Si añades unos 100.000€ de equipamiento, piscina, jardín, etc. 300.000€ +IVA 363.000€. Esto nos deja con un presupuesto para el solar de 337.000€. Teniendo en cuenta que el terreno incluye los impuestos
correspondientes.

Esto es decisivo para poder elegir un solar u otro. No cometas el error de comprar una parcela que agote el presupuesto de tu vivienda.

 

3. TIPOLOGÍA

Es de sentido común, cuanto más regular sea la forma, más flexible será la construcción. Pero no olvidemos que la forma de la parcela nunca será la inicial. Hay que aplicar los retranqueos que obliga las ordenanzas. Además, muchas veces el solar no es plano, por lo que sólo una parte será destinada como suelo para construir. Solicita un estudio previo del emplazamiento en Grupo
Rehabitat.

 

4. COMPOSICIÓN

Cuando nos preguntamos si la composición del terreno es buena nos referimos a si es buena para nuestra casa. Parece evidente pero muchas veces no lo pensamos de la siguiente forma:

¿Qué hace que el terreno se mantenga en su sitio? Su composición. ¿Y qué hace que nuestra casa no se caiga? La estructura. Por lo tanto, a mejor composición del terreno, mejor coste y facilidad de construcción para la cimentación.

¡Si quieres dormir tranquilo no pases por alto el estudio geotécnico!

 

5. ORDENANZA

Imagina que ya has encontrado un terreno a buen precio, con buena orientación y una tipología muy regular. La composición idónea. Pero… ¿Ya sabes qué limitaciones vas a tener?

Para ello solicita la cédula urbanística de la parcela en el ayuntamiento. O en su defecto hazlo en Grupo Rehabitat. Este documento te indicará los metros cuadrados que puedes construir, la altura máxima, materiales que puedes usar, tipo de cubierta, retranqueos, linderos y mucho más.

Bien, si tu solar ha pasado la prueba agárrate porque vienen curvas.

6. CALIFICACIÓN DEL SUELO

La gran sorpresa para muchos se llama “urbanizable”. Muy distinto a suelo urbano. Por no hablar del no urbanizable, que salvo alguna excepción no permitirá construir legalmente.

El suelo urbanizable es aquél que necesitará de un Plan Parcial o Proyecto de Reparcelación, por lo tanto, no te permitirá construir fácilmente. Asegúrate de buscar un suelo urbano con las características anteriores o si lo
prefieres podemos asesorarte en el proceso.

Deja una respuesta